Autos eléctricos resultaron más ecológicos, aun cargados con energía a partir del carbón

Los vehículos eléctricos causan menos daño al medio ambiente que los automóviles convencionales con motores diésel, incluso si reciben electricidad para recargar sus baterías de centrales eléctricas de carbón, que son las que más contaminan el medio ambiente. A esta conclusión llegó la organización belga de investigación Transport & Environment.

Los investigadores de Transport and Environment examinaron los datos sobre las emisiones de las centrales eléctricas en varios países de la Unión Europea, la producción de vehículos eléctricos y sus piezas, así como datos sobre las emisiones de los automóviles con motores diésel. Precisamente los motores diésel se consideran los menos ecológicos de todos los motores de combustión interna debido a las emisiones de hollín, azufre y compuestos de plomo.

El azufre y el plomo, de una forma u otra, siempre están presentes en el combustible diésel; su concentración puede disminuir dependiendo de la tecnología de purificación utilizada, pero no es cero. Los compuestos de estas sustancias en grandes cantidades pueden causar envenenamiento. El hollín emitido por motores diésel, por ejemplo, puede provocar enfermedades pulmonares graves.

Tras los resultados de los análisis, los investigadores llegaron a la conclusión de que durante todo el período de su existencia, desde su producción hasta el final de su utilización, los vehículos eléctricos en Polonia, el país con el más alto porcentaje de centrales térmicas en la Unión Europea, de todos modos producen un 25% menos emisiones nocivas.Según los cálculos de los investigadores, durante todo su ciclo de vida, un automóvil diésel emite un promedio de 120 gramos de dióxido de carbono por kilómetro de viaje. En comparación, las emisiones de un automóvil eléctrico en Polonia durante el mismo período serán de 650 gramos por kilovatio hora, y en Suecia, de solo 20 gramos por kilovatio hora.En promedio, en la Unión Europea, un vehículo eléctrico emitirá 300 gramos de dióxido de carbono por kilovatio hora durante su ciclo de vida. Los investigadores señalaron que de acuerdo con sus cálculos, el nuevo vehículo eléctrico consume 0,2 kilovatios hora por cada kilómetro.

Cabe señalar que el estudio realizado por Transport & Environment se refiere únicamente a las emisiones de dióxido de carbono de las centrales eléctricas, vehículos diésel y vehículos eléctricos.

El dióxido de carbono es considerado uno de los principales factores del calentamiento global. El estudio belga no tiene en cuenta el ingreso a la atmósfera de otras sustancias nocivas.