Nueva bicicleta eléctrica de Luna Cycle con modo Ludicruous, al estilo Tesla

La empresa californiana Luna Cycle ha presentado una bicicleta eléctrica de descenso de alta potencia que cuesta la mitad que las de la competencia y que ofrece un modo Ludicruous que eleva la potencia de su motor de 750 W a 2.000 W.

Luna Cycle es una empresa de bicicletas eléctricas que se caracteriza por ofrecer modelos de gran rendimiento a un precio asequible. Fiel a su estilo acaba de presentar la X-1 Enduro FS, una bicicleta eléctrica de descenso, de fibra de carbono, con suspensión total que, con la promoción existente hoy en día en su web, cuesta 3.450 dólares (3.000 euros).

Creada en 2015 y con sede en California, la empresa Luna Cycle nació como un proveedor de baterías de alto rendimiento y de componentes para bicicletas eléctricas. Hoy ofrece bicicletas completas, potentes, de alta calidad y a un precio asequible, y que, además, la mayor parte de ellas se fabrican en EE.UU.

Mientras otros fabricantes ofrecen sus bicicletas montando motores de Bosch, Shimano o Brose, con potencias limitadas a los 250 W, tratando de cumplir con las normativas americanas y europeas, Luna Cycle se atreve a ofrecer, bicicletas eléctricas como las Sur Ron dotadas de un motor de 6 kW de potencia y que están a medio camino entre una bicicleta y una motocicleta eléctrica.

Ahora presenta su última creación, la X-1 Enduro FS, una bicicleta eléctrica de descenso que cuesta la mitad que una con características similares de las marcas Haibike o Specialized. En su página web se puede aprovechar la oferta promocional actual que rebaja sus 4.200 dólares de precio original a 3.450 dólares. Precios elevados, pero que, después de conocer su hoja de especificaciones, puede compararse con las bicicletas eléctricas de 8.000 euros de las marcas más conocidas.

La nueva bicicleta eléctrica de descenso de Luna cuenta con un cuadro de fibra de carbono, como cabe esperar en cualquier bicicleta eléctrica de montaña de alto nivel disponible en cuatro tamaños: 15,5″, 17,5”, 19,5″ y 21″. Su batería, que es extraíble, está formada por celdas GA de Panasonic que funcionan a 52 V y ofrecen una capacidad de 700 Wh. Alimenta un motor Bafang M600 situado en el buje del pedalier. La suspensión delantera es una horquilla de gama alta RockShox Debonair con 160 mm de recorrido y la trasera una RockShox Monarch con 200 mm. Cuenta además con un cambio de 12 velocidades SRAM SX Eagle, frenos de disco hidráulicos, neumáticos Maxxis, cableado por el interior del cuadro y un largo etcétera.

Todo esto es parte de una lista de componentes muy extensa que pueden encontrarse en muchas bicicletas de alta gama convencionales. Luna agrega una batería de gran capacidad y un motor Bafang que ofrece una potencia de 750 W en modo estándar. Pero Luna no ha querido quedarse ahí y ha incluido en su bicicleta un modo Ludicruous, al más puro estilo Tesla, que aumenta la potencia hasta los 2.000 W. La opción de 750 W incluye un acelerador de mano, mientras que la de 2.000 W está disponible únicamente para ser accionado mediante los pedales. Esto es así porque un piloto inexperto podría acabar rompiendo la cadena y los piñones si se utiliza la máxima potencia con una combinación incorrecta del cambio. También existe un “modo abuelita” (Granny Mode available for Courtesters, según la web) que la convierte en una bicicleta “normal”.

El secreto de Luna Cycles para lograr un precio tan bajo ha sido renunciar a una de los principios que caracterizan a la empresa: “Esta es una de las pocas bicicletas que hemos elegido para no construir en los EE.UU”. Según indican, su asociación con un nuevo proveedor de piezas para lograr un precio significativamente más bajo para el cuadro de fibra de carbono. La empresa asegura que “el cuadro y los componentes son de primera clase. Tenemos plena confianza en que cumpliremos las expectativas de los usuarios más experimentados”.